Rusia y Bielorrusia han iniciado ejercicios miliares a mitad de las menciones con Ucrania

Se trata del mayor despliegue militar en Bielorrusia desde la Guerra Fría, informa la OTAN.

Al tiempo que se retoman las conversaciones para resolver el largo conflicto de Donbás, Rusia y Bielorrusia han iniciado unas maniobras que preocupan a Kiev y la OTAN. Se prolongarán hasta el próximo día 20, informa el Ministerio ruso de Defensa; y son el mayor despliegue militar en Bielorrusia desde la Guerra Fría, según el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

La alianza dice que Rusia se enfrenta a una elección: solución diplomática o sanciones. El primer ministro británico, Boris Johnson, se reunió con el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, en Varsovia. Hablando en una conferencia de prensa, Johnson dijo: «Polonia y el Reino Unido no aceptarán un mundo en el que un vecino poderoso pueda intimidar o atacar a sus vecinos».

El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, denunció que la concentración de soldados rusos en las fronteras de su país es un medio de «presión psicológica». Son un total de 30.000 los soldados rusos desplegados. Ucrania teme que nunca se vayan pero el Kremlin asegura que después serán replegados a sus bases. Además, estos últimos días han estado llegando a Bielorrusia armas de largo alcance rusas como baterías de misiles antiaéreos S-400 y cazas de cuarta generación Su-35. El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, calificó de «drama» cada día más parecido a una «comedia» la reacción occidental a las maniobras ‘Determinación aliada-2020’ .

Ante este despliegue ruso, los ucranianos han empezado maniobras también. Las fuerzas ucranianas, cuyo número no ha sido revelado, están preparadas para utilizar drones Bayraktar y misiles antitanque Javelin proporcionados recientemente por sus aliados extranjeros. Ucrania está además preparando una respuesta a los ejercicios de la armada rusa en el Mar Negro, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Dimitro Kuleba.

Te puede interesar:   Sedena y Guardia Nacional Activan Planes de Emergencia Ante Tormenta Tropical "Alberto"

Los seis buques de guerra rusos que se dirigen al Mar Negro desde el Mediterráneo para realizar ejercicios navales han disparado algunas alarmas en Kiev, aunque el Ministerio de Defensa de Rusia dijo ya el martes que era un movimiento planificado previamente. Moscú emitió advertencias de navegación cuando seis de sus grandes barcos de desembarco ingresaron al Mar Negro desde el Mediterráneo esta semana para realizar ejercicios navales. Estos buques de guerra tienen una capacidad total de hasta 63 tanques y 2.000 soldados, según el sitio web ‘Naval News’, que agregó que también se espera que un submarino ruso cruce el Mar Negro el viernes. El Ministerio de Exteriores de Ucrania presentó una «protesta firme» por la decisión de Moscú de bloquear algunas zonas de los mares Negro y Azov, así como del estrecho de Kerch, con la excusa de las maniobras navales de la Armada Rusa.

Tantos despliegues en torno a Ucrania envuelven el país con fuerzas del mismo ejército que ‘blindó’ la anexión de Crimea en 2014 con un referéndum. «La superficie que ocupan esas maniobras, sin precedentes por su magnitud, prácticamente imposibilita la navegación en ambos mares», señala la nota de protesta ucraniana sobre las maniobras navales. Sostiene Kiev que estas maniobras dañan su economía.

El titular de Exteriores ruso recordó que es el derecho soberano de cualquier gobierno determinar la duración de los ejercicios militares que elija realizar. Lo dijo tras las conversaciones en Moscú con la secretaria de Relaciones Exteriores británica, Liz Truss, que pidió a Rusia que sea coherente su afirmación de que no tiene planes de invadir Ucrania con acciones y alejar a sus tropas de la frontera.

El Mar Negro es un cruce de caminos con Ucrania, Rusia, con la anexionada península de Crimea y también con varios países de la OTAN: el epicentro de este pulso geopolítico donde Rusia quiere de nuevo esquivar a la UE. Lavrov afirmó que a Rusia no le interesa una respuesta colectiva de la Unión Europea sobre la interpretación del principio de la indivisibilidad de la seguridad en Europa. Moscú espera una respuesta individual de cada uno de sus países miembros. «He oído que en lugar de respuestas honestas de cada país, la UE quiere presentar un papel colectivo que no reflejarán los matices de las posturas nacionales», dijo Lavrov en su rueda con su homóloga británica, Liz Truss. El jefe de la diplomacia rusa pronosticó que en dicho caso «no prosperará el diálogo» con la UE. Lavrov ha escrito a sus homólogos de los países miembros de la Organización para la Seguridad y la Cooperación (OSCE) pidiéndoles su postura individual sobre el principio de la indivisibilidad de la seguridad en Europa.