Los trabajadores sociales de Chiapas héroes no reconocidos

Vocación, servicio, altruismo, son algunas de las cualidades que definen a un trabajador social. Estos profesionistas se desempeñan en diferentes sectores desde el campo de la salud hasta el jurídico, sin embargo, pasan inadvertidos a pesar de que en algunos casos han dado la vida en el cumplimiento del deber.

Historia

Nínive de Coss Gómez, presidenta del Colegio de Profesionistas en Trabajo Social en el Estado de Chiapas, dio a conocer que a nivel nacional la Escuela de Trabajo Social se instituyó en el año de 1968, mientras que en Chiapas las escuelas de Trabajo Social surgieron en 1978.

La primera institución fue la Escuela Superior de Trabajo Social “Jesús Aquino Juan”, la cual es la precursora en la entidad y comenzó a nivel técnico.

A la par nacen otros proyectos educativos en el estado sureño, como es la Escuela de Educadoras y la Escuela de Educación Física; el programa educativo se estableció en un primer momento similar al de las escuelas normales dentro de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Recordó que en este entonces la carrera tenía un programa educativo muy alto, incluyendo como materia la lengua tseltal.

Esa profesión desde su nacimiento en la entidad tenía la intención de atender las necesidades de acuerdo a las características del estado y su amplia diversidad cultural.

“Se trabajaba sobre tres campos muy importantes que eran la comunidad, el grupo y el trabajo individualizado, y en gran parte continúa así”, expresó.

¿Quién es un trabajador social?

De acuerdo con la doctora, la carrera de Trabajo Social no es una ciencia, es por ello que se apoyan de muchas para ejercer esta profesión que es muy amplia.

Un trabajador social es aquella persona que se acerca a una realidad con el objetivo de transformarla desde el sentido social.

“Nuestro campo de acción es muy amplio, estamos en la salud, el campo comunitario, empresarial, en instituciones en temas relacionados con seguridad social, en el área penitenciaria, recursos humanos, así como en todos aquellos espacios donde haya vulnerabilidad social”, detalló.

El tema de la educación es un trabajo fundamental de las y los trabajadores sociales que desempeñan en estos momentos, es por ello que se ha lanzado una iniciativa de ley a nivel nacional con la que se busca incorporar a un trabajador social al área educativa; es un tema que no se le ha dado importancia, pero es muy necesario.

De Coss Gómez es egresada de la segunda generación de la Escuela de Trabajo Social y ha sido docente de la misma. A su parecer esta profesión no es valorada, los profesionistas pasan desapercibidos.

Con tantos años de servicio, destacó, el trabajador social en el tema educativo es el vínculo que se establece entre la familia, el menor, el docente y el contexto social.

Es por ello que su intervención es muy importante. “En el tema de salud el papel que desempeñan las compañeras es de reconocerse, son las que dan batalla: contactan a los pacientes, los familiares, dan seguimiento ante los médicos y, en muchas ocasiones, tienen que realizar gestorías de manera externa”, indicó.

La batalla en la pandemia

El servicio de estos profesionistas no se ha hecho esperar durante la pandemia, pero tampoco se les ha reconocido su esfuerzo, a pesar del riesgo que por igual corren.

En los hospitales y clínicas covid los trabajadores sociales son el único contacto entre la familia y el paciente, son ellos los que llevan la información sobre su estado o evolución.

“Independientemente que ingrese al hospital, el primer contacto y seguimiento es el trabajador social, él entiende que hay una familia sufriendo, que requiere apoyo, además la mayoría de las compañeras tienen especialidad en tanatología, es decir, brindan atención a los que pierden a un familiar, dan acompañamiento”, indicó.

Agregó: “Es cierto que la parte médica es fundamental, pero los trabajadores sociales atienden la parte humana así como la social. A veces no nos vemos tan dibujados a pesar de ser también héroes sin capa, es por ello que hacemos un reconocimiento a los compañeros que están luchando mano a mano en la pandemia en todo el país, y a varios que han perdido la vida”.

En este sentido, lamentó que tan sólo ella tiene un registro de cinco trabajadores sociales muertos por covid-19, no obstante, pueden haber mucho más.

“Cuando pasa eso, claro que duele. El primero que falleció fue un compañero joven de Comitán, luego una compañera, gente muy activa, entregados a su profesión”, manifestó.

Por esta razón, en este 2021 se establece como fecha festiva nacional el 21 de agosto como el Día del Trabajador Social, algo más que justo en reconocimiento a estos héroes sin capa pero que lamentablemente son relegados y pasan desapercibidos en la mayoría de las ocasiones.

“En Chiapas existe una crisis de espacios laborales ante tantas escuelas que se han estado aperturando. Es un tema que se tiene que atender, se tiene que reinventar el trabajo social en la actualidad”.

“Las primeras trabajadoras sociales que llegaron a Chiapas lo hicieron desde el área de salud, es por ello que su papel en este sector ha sido muy importante”.

“Las necesidades en la población son latentes, es por ello que los profesionistas deben tener siempre la vocación de servicio, esa es la esencia de la carrera de Trabajo Social”.

“El trabajador social en estos momentos está jugando un papel importante para apoyar a las familias ante la situación de enfermedad, desempleo. Estamos para apoyar”.

Te puede interesar:   Protesta de la CNTE: Maestros toman caseta en autopista Tuxtla-San Cristóbal

Vía: cuarto poder