Tamaulipas al borde del colapso total

Después de la masacre perpetrada por un comando del crimen organizado el sábado pasado en Reynosa en contra civiles, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informó ayer lunes que ordenó al consejero jurídico de la Presidencia realizar las gestiones necesarias para que la Fiscalía General de la República (FGR) atraiga el caso.

El recuento último del número de cifras, de acuerdo con diversas fuentes, oscila entre 22 y 26 fallecidos. La mayoría de ellos civiles que fueron víctimas inocentes de la descomposición política que existe en Tamaulipas por las varias veces mencionadas por las autoridades federales de las ligas del gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca con los principales grupos del crimen organizado que operan en la entidad.

Las agresiones ocurrieron el sábado en diversos barrios de la ciudad de Reynosa a manos de sicarios que viajaban “a bordo de varios vehículos”, dijo en un comunicado una agrupación que coordina a las fuerzas de seguridad en el estado.

Desde 2017, Reynosa, fronteriza con Estados Unidos, ha sufrido una escalada de violencia por el crimen organizado en su intento por el control del tráfico de drogas y el tránsito de migrantes indocumentados que buscan llegar a ese país.

Actualmente el gobierno de Joe Biden recomienda a sus ciudadanos no visitar Tamaulipas, entre otras tres entidades.
Y ante ese panorama apocalíptico uno piensa que un fiscal como Alejandro Gertz Manero, que está por ahora concentrado en la construcción de las nuevas instalaciones de la Fiscalía en un predio (que al parecer sigue en litigio) ubicado en la esquina que forman las calles de Constituyentes y Reforma, predio en el que Gertz Manero intentó construir la sede de la policía que manejaba en tiempos de Vicente Fox. Proyecto que no pudo llevar a cabo porque antes los despidió de manera fulminante el presidente de las botas, no logrará el esclarecimiento de la masacre de Reynosa.

Entonces una vez surge la interrogante. ¿Estamos fatalmente camino a lo que sería un narcoestado?

La denuncia de que el crimen organizado operó abiertamente en el pasado proceso electoral en entidades como Sonora, Sinaloa, Michoacán, entre otras, es un elemento más de seria preocupación para la sociedad mexicana.

Te puede interesar:   Nicaragua rompe relaciones con Ecuador tras asalto a embajada mexicana en Quito

Vía: la redacción