Periodista Chiapaneco denuncia intento de ataque en su domicilio

La hostilidad y violencia que padecen los periodistas en México han propiciado que los integrantes de dicho gremio teman por su seguridad, más cuando se presentan experiencias como la que le ocurrió a José Eduardo Torres, corresponsal de El Heraldo en Tapachula, Chiapas.

Te puede interesar: Un nuevo frente frío se aproxima a México, generando fuertes lluvias y heladas<br>

El periodista compartió hoy, durante un programa de radio conducido por el también periodista Salvador García Soto, que hace tres días sujetos con el rostro cubierto y vestidos de negro se hicieron presentes en su casa e intentaron entrar a la fuerza.

De acuerdo con el testimonio de José Eduardo, los hombres tocaron la puerta de su domicilio, en el cual también se encontraba su familia; sin embargo, cuando se percató de su apariencia, decidió no abrir. Ante esta situación, los sujetos trataron de forzar la puerta para entrar.

Te puede interesar:   AaaDesmantelan Red de Secuestradores en Tuxtla: Entre los Detenidos, la Hija de una Empresaria

El intento fue fallido, relató el corresponsal, debido a que los vecinos se percataron de la situación y salieron de sus casas, lo cual ahuyentó a los encapuchados.
José Eduardo dijo lamentar el episodio y aseguró temer por su integridad. Esto al tener en cuenta, apuntó, la actualidad a la cual se enfrentan los periodistas en el país, por lo que se dijo afortunado de que el episodio del martes pasado no haya “trascendido a mayor escala”.

Sin embargo, aseveró que lo ocurrido lo “pone en alerta y tensión”, razón por la cual, añadió, “ya estamos procediendo en todas las formas”.

Hay que recordar que el pasado fue el año más letal para la prensa mexicana, con un total de 15 periodistas asesinados. La tendencia hostil se confirmó durante el último mes, cuando el 15 de diciembre el periodista Ciro Gómez Leyva fue objeto de un ataque armado que casi le cuesta la vida. Así como con la privación de la libertad de tres periodistas en la región de Tierra Caliente, Guerrero; dos de los cuales fueron liberados apenas ayer, tras 17 días de su desaparición.

A %d blogueros les gusta esto: