Corrigen a cinturonazos a alumno por hacer bullying

La educación ha evolucionado mucho tan solo en las últimas décadas, y hay una gran cantidad de prácticas que han sido modificadas y otras que sencillamente han desaparecido. O eso nos gustaría pensar. Una de esas prácticas que sin duda ya muy pocos defienden es el uso de los castigos físicos.

Sin embargo, el caso ocurrido en una escuela de Perú ha reavivado el debate, pues usando como excusa el ofrecer la mejor educación, un maestro dio de cinturonazos a un muchacho que presuntamente le hacía bullying a sus compañeros. Y lo más sorprendente del caso es que los papás del joven golpeado aplaudieron la acción.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) afirma que México ocupa el primer lugar a nivel internacional en casos de acoso escolar en educación básica. Foto: Pixabay.
El escándalo tuvo lugar en la Institución Educativa San Felipe 12067, ubicada en la provincia de Pira, Perú. El maestro de métodos “ortodoxos” ha sido identificado como Daniel Mendiola. Todo empezó porque el profesor notó que uno de sus alumnos pateaba y agredía verbalmente a otro muchacho durante su clase, hecho que lo enervó y lo llevó a golpearlo con su cinturón.

Te puede interesar:   Morena nombra nuevo representante en Concejo Distrital de Ocosingo

El bullying o acoso escolar es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre estudiantes. Foto: Pixabay.
El resto de los estudiantes no hicieron sino grabar la agresión y subirla de inmediato a sus redes sociales, dejando en evidencia al profesor frente al mundo y las autoridades escolares.

Muy poco tiempo después, el profesor fue suspendido de sus labores, pero para sorpresa de todos, La apelación en favor del maestro fue tan efectiva, que poco tiempo después este fue absuelto y devuelto a su cargo.

«Doy gracias a los directivos de esta honorable institución por comprender mi situación y hacer justicia tal como lo hice yo. Que esto quede como precedente para que todos sepan que aún podemos cambiar, que todos sepan que ser profesor no solo es hacer llenar cuadernos, sino también enseñar y cultivar los verdaderos valores», narró Mendiola en sus redes sociales.

El profesor contó también que temía ser expulsado, pero que para él resultó una grata sorpresa el ver que tenía ideas afines sobre la educación con los padres del muchacho al que golpeó con el cinturón.

«Sé que me van a despedir, o tal vez hasta me lleven preso por los dizques derechos humanos, pero yo ya no podía seguir viendo tal injusticia, semejante abuso contra un indefenso… No me arrepiento de nada», fueron las preocupadas palabras de Mendiola a a la dirección antes de ser perdonado.

El bullying es un problema serio que debe ser atendido como un problema social grave. Para algunos la respuesta a esa problemática de violencia fue devolver la agresión, ¿a ti te parece correcto ese método?